diumenge, 20 d’abril de 2008


Del diari Información de 8 de gener de 2008

LA TORRE DE LES MAÇANES, Edició de L'Alacantí

Denuncian el riesgo de inundaciones por el plan municipal de soterrar un barranco.

Los ecologistas advierten de que la medida no está justificada y que las consecuencias de entubar la Aigüera de Canta-Grill son «imprevisibles»

J. A. RICO

Rentonar_Informa_02_120 La asociación ecologista Rentonar ha denunciado el riesgo de inundaciones que puede provocar el proyecto del Ayuntamiento de La Torre de les Maçanes de soterrar un barranco. Los conservacionistas afirman que el plan de entubar la Aigüera de Canta-Grill no está justificado y que las consecuencias que puede comportar son imprevisibles ante lluvias torrenciales.

El Consistorio ha solicitado a la Conselleria de Medio Ambiente un estudio técnico sobre la viabilidad de esta obra, y el alcalde Felipe Sirvent explicó ayer que la actuación sólo se llevará a cabo si la Generalitat lo autoriza. Los ecologistas destacan que «durante siglos y conducida por nuestros antepasados, la Aigüera de Canta-Grill ha dirigido las aguas que vienen desde el Portell hasta el río de La Torre, a los pies del pueblo, salvaguardando las tierras de cultivo del barranco de Els Furons y proporcionando agua de riego a las huertas torruanes». Advierten que soterrar el barranco «podría traer consecuencias muy graves e imprevisibles en el entorno de esta infraestructura hídrica, cambiando sustancialmente las avenidas de aguas pluviales».

Desde Rentonar explican que el equipo de gobierno informó de este plan en los plenos de noviembre y diciembre de forma muy provisional y precipitada, y lo califican de «locura», ya que señalan que «de paso» el PP pretende aprovechar el soterramiento para solucionar el tema de los escombros y cubrir la torrentera con este material, extremo que niega el alcalde. Los ecologistas afirman que el Consistorio ya ha pedido una subvención al Área de Ciclo Hídrico de la Diputación para ello y manifiestan su sorpresa por la forma de actuar del equipo de gobierno, ya que recuerdan que los barrancos están protegidos contra las agresiones medioambientales, que a ellos no pueden lanzarse escombros y que son competencia de al Confederación Hidrográfica del Júcar (Gobierno central) y la Generalitat.

Los ecologistas destacan que «no recordamos que la Aigüera nunca haya provocado ningún desastre ni problema, por lo que no vemos justificada esta urgencia. No comprendemos cuál es la finalidad y qué intereses hay ocultos detrás de esta obra innecesaria y faraónica», recordando que «cuando se cubrió parte de la Aigüera del Comanador, la primera avenida de agua que cayó se llevó el parque acabado de construir. Sospechamos que detrás de este plan se intenta convertir el barranco en un vertedero ilegal para afrontar el problema de los escombros». Por todo ello se oponen a que se cubra la torrentera y anuncian que van a recurrir a la Confederación Hidrográfica para paralizar el plan.