divendres, 23 de maig de 2008

Els ecologistes qüestionen la necessitat de la tèrmica de Xixona





XIXONA

El parque empresarial de El Espartal donde se proyecta la central térmica A.I.



Los ecologistas creen innecesaria la central eléctrica porque sobra energía en España

ANA VAQUER Ecologistas en Acción ha vuelto a insistir en su oposición a que se construya una central termoeléctrica en Xixona y otra en Crevillent. Así lo han expresado en un escrito dirigido al Ministerio de Medio Ambiente que, junto con la Generalitat, está estudiando el proyecto. El Gobierno ha consultado al colectivo sobre la decisión de someter la iniciativa a evaluación de impacto ambiental y desde éste han justificado la necesidad de que así sea en caso de que el proyecto siga adelante porque lo exige la legislación valenciana, pero, sobre todo han insistido en que la estación es innecesaria por varios motivos. Uno de ellos es que, según expresa el coordinador de Ecologistas en Acción, Carlos Arribas "no tiene sentido realizar la central cuando es de sobra conocido que existe una manifiesta sobrecapacidad de generación de energía eléctrica en el sistema eléctrico peninsular". Los datos que maneja el colectivo señalan que la máxima potencia puntual histórica demandada tuvo lugar el 17 de diciembre de 2007 y alcanzó los 44.876 MW entre las 19.00 y las 20.00 horas. Para atender este pico había instalados en el sistema eléctrico peninsular 85.959 MW. "Sobra pues mucha potencia pese a lo que afirman sectores interesados que no aportan datos", reitera Arribas, que pretende desmontar que la central sirva para reducir apagones. Además recuerda que en 2007 se exportaron 5.803 GW.h.
Los ecologistas recuerdan que la energía eólica aportó en ese mismo año el 10% de la demanda y que en 2005 estaban en tramitación 62.246 MW en centrales de ciclos combinados, menos contaminantes y más eficientes.
Sin embargo, pese a todo, si continúa la tramitación, recuerdan que el estudio de impacto ambiental debe garantizar la compatibilidad de la instalación con los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a que se ha comprometido el Gobierno español con la ratificación del protocolo de Kioto. Días atrás el colectivo ya expresó que, de ponerse en marcha, la estación térmica de gas natural se convertiría en el principal foco de contaminación de Xixona por su emisión de gases nocivos como dióxido de carbono (CO2) y óxido de nitrógeno, fruto de la combustión del gas para su generación de energía eléctrica.
La multinacional irlandesa ESB Internacional proyecta invertir 60 millones en construir esta central en el parque empresarial de El Espartal de Xixona.
Según Carlos Arribas, la planta, con una potencia de 100 megavatios, no permitirá amortizar las inversiones y tiene un consumo de 250 megavatios térmicos.